PISTAS Y CAMINOS DE TIERRA

Sin lugar a duda las pistas de tierra y caminos forestales son, en múltiples casos, elementos indispensables para el desarrollo económico o conservación de muchas zonas agrícolas. De hecho, el que continúen cultivándose algunos parajes de la Alpujarra ha sido únicamente gracias a su construcción.

Sin embargo cabe plantearse una serie de cuestiones básicas sobre las mimas:

Hemos de tener presente que estamos en una zona de fortísima erosión, y una pista mal diseñada o mal construida lo único que hace es agravar este problema, no solo por la destrucción de cubierta vegetal y daños colaterales que su construcción produce, sino por las innumerables escorrentías que tras las lluvias se generan en sus taludes y los múltiples destrozos que deberán realizarse a posteriori a fin de subsanar las deficiencias en su diseño y ejecución.

Además, el problema se ve acrecentado con las múltiples ramificaciones que paulatinamente, desde el tramo original, van apareciendo.

Y no solo esto, sino que a parte del fin para el que fueron construidas, facilitan enormemente la entrada motorizada a parajes de difícil acceso, posibilitando con ello que "personajes" poco o nada respetuosos con el medio (incluidos cazadores furtivos, pirómanos y otros desaprensivos por el estilo) los utilicen para sus fines, con lo que se agravan los problemas ambientales que su construcción origina.

Sirvan como ejemplo las siguientes imágenes:
Erosión en el borde de una  pista
Destrozos en una pista colateral,
próxima a la cantera de arena
Pista particular, junto al límite del parque, en la Cruz de Bérchules
Pista que baja por el Cerro de los riscos

Pista particular en Juviles que lleva hacia la 'Huella del Gigante'
Pista hacia la 'Huella del Gigante'

[ Arriba ] - [ Volver ]

Avance secuencial
Lapidario
Anterior
Inicio
 Inicio
Lapidario: Agua
Siguiente